lunes, 29 de octubre de 2012

Lo que puede pasar tras ir al super

Carol y Lucia se dirigían a hacer la compra, con su listita en la mano.  Entraron en el super y fueron por los distintos estantes.

Iban por la zona de refrescos, y Lucia vio que había una bebida de vainilla para probar y fue muy entusiasmada a probarla y se manchó la camiseta resaltándole el pezón mojado.  Carol y Lucia se rieron y decidieron hacer la compra rápido para poder cambiarse y limpiarse.  Tan rápido la hicieron que Lucia se llevó un golpe en la cabeza mientras intentaba alcanzar un producto que estaba alto y le cayó en la cabeza.

Volvieron a casa, Carol guardó la compra y Lucia se sentó en el sofá porque le dolía la cabeza, y tras guardar la compra Carol cogió hielo para ponérselo en la cabeza a su novia.

La quería mimar mucho así que se sentó, y sentó a Lucia encima suya como un bebé, en su regazo.  Le apretó el hielo contra el minichichón de la cabeza.

- Te molesta el frío? - Carol
- No cariño, estoy bien - Lucia
- Me alegro mi vida - Carol


Carol se quedó mirando la mancha de Lucia, como resaltaba el pezón por la camiseta, y Lucia se quedó mirando el cuello y escote de Carol, notando las respiraciones.

Lucia se acordó de la camiseta sucia y se la quitó.

- Pero amor, vas a pasar frío - Carol
- Es que quiero que se me quite el chichón, no te muevas - Lucia

Carol seguía con la mano sujetando la bolsa de hielo y Lucia sentada encima de Carol.  Lucia estaba sin camiseta, sólo pantalones, ya que se la quitó porque estaba sucia.

Carol empezó a tocar con la yema de los dedos el pezón de Lucia, suavemente, lento.

- ¡Esta frío! - Carol
- Sigue y cogerá temperatura - Lucia

Las bocas se acercaban, y Lucia se movió para sentarse frente a frente, estaban en el sofá, Carol sentada normal y Lucia encima con una pierna a cada lado.

Carol seguía tocando el pezón y se fue con la otra mano a tocar el otro, soltando la bolsa de hielo (ya era agua) y le cayo en la camiseta mojándosela.
Al mojarle la camiseta, siendo blanca, se le marcaron sus pezones.  Al estar pegadas ahí abajo, notaron un calor repentino.

- Quitate la camiseta – Lucia

Carol se quitó la camiseta, dejando al descubierto el pecho.
Lucia se incorporó y comenzó a lamer los pezones de Carol, suave despacio y notando el estremecimiento y el calor.  Paró de lamerlos, y unieron los pezones, duros, para pegarse aun más.  Labios con labios.

Lucia recorrió los labios de Carol con la lengua, y dejó a Carol con la boca entreabierta, esperando algo que Lucia estaba provocándole.  Lucia volvió a recorrer los labios con su lengua.

- ¿Que te pasa? - Lucia
- ¡Necesito que me beses! - Carol
- Espera mi vida, al momento justo - Lucia


Lucia volvió a hacer lo mismo, Carol volvió a entreabrir la boca muy excitada, deseando que la besara de inmediato.

Lucia decidió bajar la mano y meterla en el pantalón de Carol, comenzó a mover su dedo en círculos, lo que provocó que Carol gimiera.  Recorrió y deslizó los dedos por todo el clítoris de Carol mojando dos dedos.

Lucia metió ese dedo en la boca de Carol, y Carol lo chupó entero.

- Ahora es el momento - Lucia

Lucia metió su lengua en la boca de Carol, y se fundieron en un beso excitante que recorrió de arriba a abajo a las dos.

Entrecruzaron las piernas juntando sus clítoris, Lucia se movía, y se frotaba, las dos gemían, notaban como la otra le recorrían húmeda, y llena de placer.

Al acabar, cambiaron las posturas, y Carol se puso arriba, pero no subió, se quedó mirando a Lucia, de rodillas en el suelo, y Lucia estaba sentada.


Y antes de que pudiera decir algo, Carol tenía la lengua en la vagina de Lucia, metida moviéndose en su clítoris, Lucia sólo podía apretarla aun más, cogiendo la melena de Carol, abriendo mas sus propias piernas.  Entrando y saliendo la lengua, moviéndose en círculos, dejando todo aun mas húmedo, “cómemelo, cómemelo!! No pares perra!!” Lucia se corrió en la boca de Carol. Notó como todos los fluidos de su chica se deslizaban por su lengua, sentía que no había nada mas maravilloso que eso. Carol subió agotada hasta la boca de Lucia, excitada, cachondisima.


- Ahora es el momento de que yo te de el beso – Carol

Carol subió a sentarse sobre Lucia.
Se dieron un beso suave, notando todos los fluidos mezclados con saliva, un beso largo lento e intenso y muy placentero, con mordidas de labios que hacían que algo recorriera todo tu cuerpo.

Lucia se excitó, y bajó sus manos, pasando por el torso desnudo suave e inocente de su chica, siguió deslizándose por la piel hasta tocar su clítoris y bajar más aun para meter dos dedos, Carol comenzó a botar de excitación sobre Lucia.  Mordiéndole el cuello de placer.
Carol sentía algo que le recorría, que le hacía gemir y pedir más, podía sentir como los dedos tocaban las paredes de su vagina y se moría de placer, se movía hacia arriba y hacia abajo para sentir los dedos de Lucia mas y mas. Se miraban cara a cara, miradas de deseo ardiente y complaciente.
Lucia estaba agotada, pero que Carol gritara “Oh si sigue sigue mas mas mas aprieta dentro” la motivaba demasiado. Lucia consiguió satisfacer a su chica.


- Te quiero - Lucia
- Eres una cacho de perra - Carol
- Eso es lo que te gusta - Lucia
- Que bien me conoces - Carol

Lucia acarició a su chica, Carol le devolvió una sonrisa, y cayeron dormiditas.

Publicar un comentario