martes, 6 de noviembre de 2012

Carol y Lucia en el cine, a ver que pasa.

- ¿Que peli te apetece princesa? - Carol
- Cualquiera, romántica y pasional - Lucia
- Pues esta misma ¿te parece? - Carol
- Vale, corazón - Lucia

Compraron las entradas y palomitas y anduvieron hacia la entrada.

La sala estaba poco llena, unas 15 personas, era una película que ya llevaba tiempo en el cine, Lucia y Carol se sentaron al final del todo.  Siempre se sientan al final del todo por si les apetece besarse o cogerse de la mano y así no se sienten observadas.

Comenzó la peli, transcurría normal hasta que llegó una escena donde los personajes de la película comenzaron a besarse con pasión y desenfreno.

Lucia y Carol se miraron imaginándose ellas mismas, y se dieron las manitas muy tiernamente, cada una suspiraba y sonreía bobísimamente.
En la peli seguía la escena del beso, pero mas allá, una de esas escenas de sexo que se ve la cara de la tía solamente disfrutando.

Susurrando.
- ¿Sabes que he imaginado al ver eso? - Lucia
- ¿El que corazón? - Carol
- A ti, gimiendo como anoche - Lucia
- Podemos repetirlo hoy si te apetece, tu y yo en la cama juntas… - Carol
- ¿Por qué esperar a la noche? - Lucia
- Porque aquí hay gente, no hay cama, ¡¡no es lugar!! - Carol
- ¿Y? Para mí y mi chica siempre es el lugar y el momento - Lucia

Lucia comenzó a meter la mano por el pantalón de Carol, rozándole las braguitas y Carol empezó a respirar fuerte y hondo, poniéndose muy muy nerviosa.

- ¡¡Para!! ¡¡Que nos ven!! - Carol
- Se darán cuenta si no me dejas meter la mano bien, así que desabróchate y podré tocarte con más facilidad - Lucia

Carol se desabrochó el pantalón y lo bajó un poco, no podía evitarlo, su novia le estaba poniendo cachonda, la situación, el momento y esas manos mágicas.  Lucia comenzó a tocar con más facilidad las braguitas de Carol pasando sus dedos, Carol no podía aguantar más y dirigió la mano de Lucia por debajo de estas. Lucia pudo notar lo mojadísima que Carol estaba, los dedos de esta deslizaban por el clítoris de Carol con total facilidad.

- Me pones cerdísima que lo sepas - Carol                  
- Si es que te gusta que te meta mano - Lucia
- Me encanta me encanta me encanta cacho perra - Carol

Unos 10 minutos después, Carol estaba completamente húmeda y excitada, al igual que Lucia al notar todo el proceso de mojación de su chica, gracias a como sus dedos rozaban su clítoris, muy lento y despacio.

Lucia sacó la mano de ahí y Carol respiró profundamente aliviada, excitada.

- ¿Ahora que te pasa? - Lucia
- Quiero follar, me has excitado no me puedes dejar así - Carol
- Déjame meterte los dedos entonces, seguro que se deslizan - Lucia
- ¿¿¿¿AQUIIIII???? - Carol
- Sí, sólo ábrete más y tápate la boca o muerde algo, vamos a disfrutar de la oscuridad que nos brinda el cine - Lucia
- Aquí no que nos pillan - Carol
- Será divertido - Lucia
- Espera entonces quiero soltar mis nervios - Carol

Carol decidió vengarse de Lucia y tiró una pulsera al suelo y se puso a buscarla, como estaban atrás nadie las veía casi.

- ¿Qué haces? - Lucia
- Buscar la pulsera que se me cayó - Carol

Carol no lo pensó dos veces y metió su cabeza en la falda de Lucia lamiéndole en círculos salvajemente, directamente ahí, fuertemente y muy muy rápido, retirando el tanga, que en cuestión de segundos estaba empapado, la había mojado entera.  Lucia pudo notar la energía y lo cachonda que estaba Carol, le estaba comiendo todo y se estaba acelerando muchísimo.  Carol absorbía y lamia.

De rodillas en el suelo del cine estaba Carol y Lucia sentada en las butacas, cada vez más nerviosa y cachonda.  Terminó y subió y se sentó al lado como si nada.  Muy contenta y sonriente.

- ¿Qué te pasa ahora a ti Lucia? - Carol
- ¡¡Quiero follar!! - Lucia
- ¡¡¡Y yo!!! Es que me provocas japuta - Carol
- Vamos al baño entonces, tengo muchísimas ganas de follarte - Lucia

Salió Lucia de la sala primero y se metió en el último baño que había, y le escribió un sms a Carol diciéndole dónde se encontraba.

Carol entró y nada más entrar Lucia la empotró en la puerta, le bajó los pantalones, retiró las braguitas y le metió los dedos salvajemente, mientras que con la otra mano le tapaba la boca.
Lucia apoyó una pierna en el wáter, como tenía falda, se encontraba totalmente abierta, así que Carol le metió mano también bajo la falda, rozando su clítoris con los dedos y unos segunditos después metió tres dedos dentro de Lucia.

Las dos de pie metiéndose los dedos la una a la otra, e intentando gemir bajito.  Sus caras rebosaban placer, estaban sintiendo todo por dentro, algo que te recorre el cuerpo, algo maravilloso que sientes cuando la persona que amas te esta follando, muy basto suena pero en estos momentos de excitación no se puede llamar de otra forma.

- Sigue dios ah.
- Más fuerte 
- Sí sí sí, sigue 
- Dame dentro, mueve la yema de los dedos en círculos.
- Eres una puta diosa.
- Tu masssss me voy a correeer.

Y muchos gemidos flojos con mucho morbo, porque las podían oír.
Se corrieron las dos al mismo tiempo, la excitación de estar en público y las circunstancias las había hecho llegar al máximo placer y se besaron con los dedos por medio, muy muy cerdamente, notando los fluidos y la saliva al mismo tiempo.

Acabaron mojadas, y exhaustas, jadeantes sonriendo, satisfechas.  Y al parecer nadie las había pillado.


- Eres muy puta - Carol     
- Tú también - Lucia                      
- Y lo que te gusta - Carol             
- Esta noche repetimos, así que guarda energías - Lucia
- Para ti siempre hay energías - Carol






Publicar un comentario