martes, 27 de agosto de 2013

Andrea y Paula en el cine.



Andrea llevaba una hora dando vueltas por el centro comercial, estaba aburridísima, cansada, y deprimida porque no encontraba ropa alguna que le gustase, Paula, su chica, no pudo acompañarla porque tenía cita en el médico, aunque lo que Andrea no sabía era que Paula había cancelado esa cita para sorprender a su novia.

Andrea entró en una tienda, se puso a mirar ropa tranquilamente, cuando de repente, unas manos le taparon los ojos desde atrás.

-¿Quien eres? - Andrea
-Quien voy a ser, cariño - Paula

Andrea se dio la vuelta, sonriéndose mutuamente una a la otra.

-Jo, que sorpresa, ¿que haces aquí? - Andrea
-Nada, pasaba por aquí, vi a una chica guapa y quería ver si estaba soltera. - Paula
-Oh, pues no, no estoy soltera, tengo novia ¿y tu?- Andrea
-Mmm, que pena, porque me gustas mucho, aunque yo también tengo novia, ¿que te parece si las dejamos en su casa a cada una y nos vamos tu y yo al cine?, venga que invito yo - Paula


Las dos se dieron la manita, caminaron hasta las taquillas, tras decidir la película , entraron en la sala, que raro, Paula eligió entradas en la última fila, siempre solía elegir las entradas a mirad de sala, pero bueno Andrea no le dio importancia, su aburrida tarde de compras se había convertido en una tarde de cine con su chica.

Se sentaron atrás del todo, la película empezó, Paula se acercó a su novia, al oído y le susurro: "¿Tu crees que yo he venido aquí para ver la película?"

Andrea se quedó sin palabras, Paula se estaba imponiendo ante ella, solo puso soltar una pequeña sonrisa de esas adorables que tiene que a Paula le vuelven loca.

Sin pensárselo dos veces, Paula se sentó encima de Andrea, con una pierna a cada lado de la butaca del cine. Paula llevaba una camisa, con botones, empezó a desabrocharse uno a uno despacito, Andrea estaba nerviosa aun así no podía dejar de mirar como su chica se estaba desnudando de cintura para arriba lentamente. Por suerte para Andrea, Paula no llevaba nada debajo de la camisa, pudo ver todo el torso de su novia, como tenía los pezones completamente erectos, aunque Paula no le dejo tocar nada, esta vez parece que era turno de ella de dominar a su novia, de darle la sorpresa.


Paula desabrochó el pantalón de su novia, y comenzó a tocar su entrepierna muy despacio, Andrea estaba atónita, a la vez que cachonda. muy despacio continuaba tocando, hasta que Paula notó como a través de las braguitas sus propios dedos se humedecían en la entrepierna de su novia.

-Besame - Andrea
-¿Que? - Paula
-Cómeme la boca - Andrea
-Así mejor. - Paula


Se dieron un beso, muy intenso, húmedo que les hizo desinhibirse por completo del resto de la sala de cine, que desconocía completamente el espectáculo que tenían a sus espaldas, apuesto que pagarían por ver eso antes que por la película.

Paula no saco su mano de la entrepierna de Andrea, mientras la besaba, Andrea estaba entrando en un éxtasis de excitación bestial.


La tarde no podía ser mejor vamos. Aunque ahí no acaba la cosa.  Paula quiso meter sus dedos en Andrea porque estaba completamente mojada y cada vez abría mas las piernas en su asiento, pero esta no le dejó,  y en un instante, se la quitó de encima. Andrea se levantó de su asiento, cogió a Paula, y la llevó hacia la pared del lateral, con una mirada penetrante e imponente.

Paula había dejado de ser la que dominaba, era el momento de que Andrea tomara el control, su chica le había dado una gran sorpresa y tenía que darle un buena recompensa.

Paula estaba empotrada en la pared, las dos con mucho sigilo trataban de no hacer ruido, a pesar de los cachondas que estaban. Las dos, cara a cara. Andrea sin dejar escapar a Paula, se agachó hasta estar de rodillas, bajándole los pantalones a su chica, también le bajó las braguitas despacito, dejándoselas por los tobillos.

Andrea le agarró por el culo, y la trajo hacia su boca, Andrea respiraba en la entrepierna de Paula. Esta notaba un suspiro en su coño, el suspiro de su novia.


Andrea pasó la lengua despacio por los labios de Paula, separando levemente cada labio, mostrando el clítoris, lo repitió varias veces, mirando a Paula a los ojos, y haciéndolo muy pero que muy despacio y suave, de tal manera que Paula podía notar toda la lengua húmeda de su chica, rozándole el coño.

Andrea no paró, hasta que Paula estaba tan excitada que abría las piernas posando el coño en la boca de su chica, tratando de rozar mas y mas buscando satisfacer sus ganas de hacer de todo, la boca de Andrea estaba completamente mojada por su chica. Andrea pasaba su lengua, en círculos rodeando todo el clítoris, puso un dedo en la entrada de la entrepierna de Paula, haciendo amago de masturbarla, esta soltó un suspiro, que hizo que Andrea se pusiera rápidamente de pié para taparle la boca a su chica porque todo el cine las iba a oír.

Y ahí estaba Paula, empotrada, con las braguitas por los tobillos, Andrea empezó a meter sus dedos en Paula, tapándole la boca, en una situación de total dominación, ya que Paula no podía ni moverse, su movimiento era continuo y rápido, las dos se habían olvidado de la película, de la gente...

Paula no podía más, quería gritar, gemir, jadear, pero Andrea la tenía acorralada, hasta que Paula, de tanta desesperación, mordió la mano que Andrea usaba para callarla y las luces del cine se encendieron, la película había terminado.

Paula y Andrea se agacharon escondiéndose detrás de los sillones para que nadie las viera. Salieron del cine tan normales, pero con una sonrisita especial.

-Esto no acaba aquí - Andrea




Publicar un comentario