lunes, 11 de noviembre de 2013

Mis sueños con Lucia


Te imagino con el arnés puesto, que por atrás te queda tipo tanga, poniéndote cachondisima al pensar lo que vas a hacer de aquí a poco. Comiéndome la oreja, susurrándome cerdadas, haciendo que me palpite, tu intención es cegarme, nublarme para poder disfrutarme sin medida, emborracharme con tu boca, te acercas a mis pezones y juegas con ellos, me masturbas usando tu método de las tetas, me estás enloqueciendo. Mojando como siempre, haciéndome sentir muy perra.



 Cuando ya ni me doy cuenta mis piernas están muy abiertas, palpitando, empapada, que si me tocas chorrea por las piernas, inocente, impaciente, me levantas las piernas, te pones en medio y empiezas a rozarme, suspiro y jadeo desesperada, porque me tienes a reventar, esto solo acaba de empezar

Vuelves a engatusarme en tus juegos de seducción, me giras para levantarme y me susurras que me ponga a 4 patas, te subes en mi, para mi todo eso es nuevo, pero me gusta que me domines, me lleves y tengas tantas ganas de hacerme disfrutar, me tocas las tetas lascivamente, me comes la oreja, agarras mi cintura y empiezas a darme desde atrás, gimo y gimo y no me muevo, lo único que hago es abrirme más, mostrándote que mi clítoris está excitado. Tu sigues en tu postura de dominación, dándome y satisfaciendo tu oído con mis gemidos.

Una vez me hayas dado bien a 4 patas, quieres mas, estas excitada, motivada, por una vez te he dejado claro que puedes hacer conmigo lo que quieras, cumplir tus fantasías, yo estoy en trance, he muerto de placer varias veces, pero tu necesitas mas, mis jadeos te ponen,  me dejas caer en la cama, boca arriba desnuda, mi entrepierna mojada, muy mojada, excitadisima por la penetración que se ha llevado. 

Acto seguido te  chupas los dedos, y me los pasas abriéndome los labios de abajo, automáticamente mis piernas se abren, sonríes picaramente, es lo que querías, que me abriese a tu paso Me coges las piernas, te las pones en los hombros. Y estando encima mía  vuelves a darme, esta vez me tienes cara a cara, pero no puedo ni mirarte, estoy gimiendo, me agarras la cara obligándome a mirarte, sonríes, sigo excitada sin parar de gemir, mirándote a los ojos, mientras me estás dando fuerte y seguido con el arnés.

Me estas haciendo abrirme como nunca, mis gemidos no cesan, vuelvo a sentir esa explosión dentro de mi, paras y caes a mi lado, mi cuerpo palpitando, sudado y yo entera empapada, todo esto provoca en ti mayor gana de darme de nuevo, no quieres perder esta oportunidad, no hace falta ni que me engatuses, ya estoy bien empapada y dispuesta a relajarme y abrirme.

Te levantas, no dejas de mirarme desnuda, estoy tumbada boca arriba, quieres volver a darme, no te importa si estoy cansada o no, me elevas y me pones en la pared, apretándome contra ella. Colocas una silla al lado, me levantas la pierna apoyándola en la silla, que lista, así me tienes más abierta; empiezas a apretarme contra la pared para darme bien con el arnés. Otra vez, tercera vez. Me agarro a ti, me aferro para mantenerme de pie, las piernas me tiemblan, pero lo esta disfrutando bien, sintiendo como entra y sale, deslizándose de lo mojadita que voy.


Te gimo como puedo que me voy a volver a correr, tu entrepierna va a reventar de tanto darme y excitarse. Estas en un momento de dominación total, estoy contra la pared, sin moverme,me tienes bien enseñadita de que te avise al correrme, "me corro me corro oh"  y paras en seco, me coges de la cabeza y me arrodillas, te quitas rápidamente el arnés, diriges tu entrepierna hacia mi cara, me empapas la cara de tus fluidos  entiendo que debo comértelo así que me dispongo a ello sacando la lengua, moviendola. Me aprietas contra la pared para  que te lo coma bien, asegurándote que no dejo nada. Mientras me masturbo para poder terminar de correrme por no se cuanta vez consecutiva. Y ahí me hallo de rodillas masturbándome para ti, mientras te como todo, haciéndote saber que soy solo tuya.
Publicar un comentario