viernes, 29 de marzo de 2013

En el cuarto de Carol


Estaban Carol y Lucia en casa de Carol, sus padres dormían la siesta o leían en el salón, y ellas estaban en la habitación de Carol, las dos en la cama, hablando de sus cosas, de que a ver que hacían esa tarde y de cualquier tema que les rondara en la cabeza.

Como siempre pasa cuando están solas, se dan besos inocentes, se sueltan palabras bonitas y subidas de tono, las dos estaban sentadas en la cama, sabían que no debían hacer mucho ruido, ni tampoco nada que al abrirles los padres de Carol la puerta, las dejara en evidencia, porque Carol en su cuarto no tiene pestillito.

Empezaron a darse besos, así muy pequeñitos, piquitos, Carol se estaba motivando así que provocó que los besos fueran más húmedos, cada vez más y mas, provocándose una a la otra, desde el cuello a la boca.

Los besos, cada vez más lentos y cerdos, mordiscos, lametazos, Carol le metía la lengua a Lucia, Lucia a Carol, mucho mas mojado el beso cada vez. Carol cogió la mano de Lucia y la guió hasta su entrepierna, por dentro de la ropa interior, Lucia soltó un ufffffff de placer al notar como de mojada estaba su novia, pero rápidamente reaccionó y saco la mano.

-Caroool que van a entrar tus padres-Lucia
-Joo es que a mi esto de que nos pillen me pone demasiado, quierooo sexosexosexo - Carol



Lucia no iba a hacer nada, no quería que la pillaran "tirándose" a la que se supone que es su amiga, y menos con sus padres en casa pudieron pillarles.
Así que era Carol la que tenía que hacer algo, se levantó de la cama, de donde estaban y se acercó a la puerta.
-Ven-Carol
-¿Para que?- Lucia
-Si follamos en la puerta no nos pillan, porque si intentan abrir taponamos, ademas de que siempre que entran llaman antes así que tendremos tiempo - Carol

Lucia se acercó, Carol la cogió y la puso contra la puerta.


Lucia estaba poniéndose aun mas, la idea de que su chica llevara la iniciativa la revolvía y excitaba, Carol no tomo ningún rodeo, lo único que hizo fue arrodillarse delante de Lucia, y empezó a bajarle los pantalones, Lucia solo suspiraba y soltaba "ostiaostiaostia". Carol se acercó a la entrepierna de Lucia, paso su lengua por encima del tanga, una vez, solo con la punta de la lengua muy despacio. Lucia notó la lengua, que tocaba tanga, pero que a la vez la rozaba por los lados, solo podía respirar fuerte.

Carol no quería esperar más porque sus padres se iban a desperar o salir del salón o lo fuese que provocara que las interrumpiera. Así que le bajó el tanga a Lucia, y directamente fue a comerle todo a esta, comenzó despacio, dando leves círculos con la punta de la lengua rodeando todo el clítoris, Lucia solo podía morderse los labios o apretar los dientes porque ruido no debía hacer.

-Diosdiosdios tirate al suelo y déjame que te folle - Lucia
-Nonono que nos pillan- Carol

Carol agarro fuerte los muslos de Lucia y metió la boca entera en la entrepierna, satisfaciendo a Lucia, Lucia cogía la cabeza de Carol y la guiaba, la separaba haciéndole ansiar comer, y luego la llevaba de golpe, Carol notaba repentinamente toda la humedad en su boca. Carol de rodillas, y Lucia de pie semiabierta, la mano de Lucia en la cabeza de Carol haciéndola comer.

Lucia volvía a separarla, le ponía mirar a su chica delante suya arrodillada a centímetros de su coño, Carol la miró, y Lucia la acercó con su mano despacio a la entrepierna, muy despacio, la cara de Carol cada vez más cerca, mirando a Lucia a los ojos.

Lucia soltó la mano y Carol se puso a comer salvajemente, a Carol comerle todo a su chica la ponía a mil quinientos por hora, así no podía aguantar más, cogió las manos de Lucia y las puso en su propia cabeza (la de Carol) para que su novia la sostuviera y no parara de lamer, comer y morder el clítoris de Lucia en círculos.

Mientras Carol comía, lamía y absorbía de rodillas, empezó a tocarse, ya directamente bajando del todo las manos y masturbándose,  al abrir la boca para gemir lo único que le entraba era toda la humedad de Lucia.
Lucia se percató de que Carol se estaba masturbando, así que entró en éxtasis total en la propia boca de su chica, Carol al darse tan tan fuerte de placer, también sintió un placer total.

En solo un segundo, sonó TOC TOC ¿puedo pasar? y Carol se puso de pie rápidamente y Lucia se subió los pantalones, era la madre de Carol que venía a preguntar sin querían café para merendar, que oportuna, menos mal que no se percató de nada.











Publicar un comentario