viernes, 17 de mayo de 2013

Despertando a mi novia (WA) Día 2.


Buenos días vida, ¿sabes? Si tu no estas yo me muero. Quiero quererte toda la vida, porque te aseguro que no me cuesta nada, es algo que me nace de dentro, estoy loca, loquísima por ti, y adoro sentir las mariposas que siento ahora al escribirte, sabiendo que lo vas a leer medio dormidita.

Te confieso que solo veo mi vida si es contigo, me da igual no haber estado con nadie más y esas tonterías que dicen de experimentar. Mi vida es tuya, para cuidarte, hacértela lo más fácil y feliz posible, es lo único que quiero, ser tuya y amarte.

Espero que hayas dormido bien, ojala pudiera darte besitos al despertar, y despertarte como me despertaste tu aquella vez en mi casa, tocándome ahí abajo, sin parar hasta mojarme y acabar metiéndome los dedos creando uno de los mejores despertares que he tenido nunca.

Cuando apenas hayas abierto los ojos, me tendrás debajo de las sabanas, entre tus piernas, y meteré mi boca ahí, lamere tu clítoris entero sin parar, hasta empaparte. Luego, con cuidado, meteré los dedos despacito, para oír lentamente como gimes y suspiras, muy despacio, que puedas sentir la dulzura de cada centímetro de mi dedo. Desde abajo, viendo tu carita disfrutar, poniéndome yo mucho más cachonda de lo que ya podía estar.


Estaré muy mojada, si no tienes energías, me colocaré sobre ti, a cuatro patas, tu tumbada boca arriba en medio, empezaré a comerte las tetas despacio, haciendo que te relajes, pero a la vez te mojes más, mientras me iré tocando, tocándome para ti, tocándome delante tuya, para que me veas y disfrutes como gimo y suspiro sobre ti.

Pero si tienes energía, te sentarás en la cama, apoyada en la pared con las piernas rectas hacia delante, yo me colocare en frente tuya, con una pierna a cada lado, dejaré que me folles agarrándome por el culo y con la otra mano metiéndome los dedos, iré moviendo mi cuerpo hacia arriba y abajo a tu ritmo, sintiendo como tus dedos entran en mi, pidiéndote cada vez mas velocidad y mas fuerza, mientras te suspiro al oído aguantándome como pueda.


Tras esto, nos tumbaremos, y nos quedaremos tranquilas besándonos en la camita, desnudas, pasarás tus labios por mis labios, y por mi cuello, en tu muslo sentirás como mi coño trata de satisfacerse frotándose.  Todo mi coño posado en tu muslo, restregándose, empapándose y palpitando, hasta que tu me dejes.





Publicar un comentario